Soda 917, el lujo de lo auténtico

Ya es archiconocida esta coctelería en el cruce de El Gobernador. No tanto por los que han ido a tomar una copa o un vermú si no por todos los que han oído hablar de ella. Lo que hace unos años era un misterioso paraíso solo conocido por algunos, hoy es un secreto a voces: la mejor coctelería de Asturias está en medio de la nada. Y para colmo, hace falta ir en coche, bien desde Gijón o desde Villaviciosa. Paradójico, con los tiempos que corren de controles y descontroles. Pero cuando entramos en Soda 917 damos con todos los porqués. Un espacio impecable, con sus sofás de ‘cocktail bar’ sin dejar de lado lo característico del entorno rural, paredes de piedra, ventanas de madera, una chimenea y una barra bien llena de botellas y de color. Auténtico.

Soda 917 era un bar-tienda que la herencia y la casualidad han querido que hoy sea un templo al que muchos peregrinan, sobre todo los fines de semana, a la hora del vermú o ya bien entrada la tarde o noche. Una visita obligada (que ya teníamos ganas de usar esta categoría en Asturias) por el encanto del lugar, la variedad de bebidas espirituosas, pero, sobre todo, por el buen hacer de Kike, su propietario, en cuanto a las combinaciones posibles. Tras unos años en el famoso Negroni de Barcelona, este asturiano decide volver a la tierra para traer consigo el talento adquirido y apuesta, tan arriesgadamente y junto a su mujer, por el local que fue bar-tienda de los padres de ésta. Ni publicidad, ni eventos especiales de las mejores marcas de ginebra, lo que ha llevado a la fama a este local ha sido, sin duda, la autenticidad transmitida de boca a oreja. De hecho, ellos mismos se muestran reticentes a aparecer en entrevistas y publicaciones, dejando protagonismo al local y a sus cócteles. Una fórmula a lo Amancio Ortega que les ha funcionado perfectamente y que contribuye aún más al encanto del local y al misterioso deseo que nos lleva a muchos a subir hasta El Gobernador a ‘vermutear’ (con su tapita como dios manda) o tomar una copa, con o sin alcohol, que para aquellos que conducen también hay opciones en Soda 917.

Lo ideal si lo visitamos por primera vez y somos algo indecisos es dejarse recomendar por Kike, que como buen barman tiene la virtud de acertar. La primera ocasión recuerdo que me puso un vermú Maroni con un chorro de vodka y algún toque secreto que dificilmente me gusten el resto de vermús que tome en mi vida y que repetiré cada vez que vaya. El horario de apertura es de 1 a 4 y de 7 a cierre, hora de cierre sin definir. Y quizá el único ‘pero’ sea que no podemos elegirlo como local de sobremesas para esas copas después de un buen almuerzo por la zona. Lo mejor, a parte del lujo de lo auténtico, es que los precios también se adaptan al entorno y no son nada desorbitados.

01032015-01032015-_MG_3099

01032015-01032015-_MG_3100

Soda 917. El Goberbador. Coctelería. Asturias

01032015-01032015-_MG_3141

 

Soda 917 - El Gobernador - Villaviciosa - Asturias

Soda 917 - El Gobernador - Villaviciosa - Asturias

Soda 917 - El Gobernador - Villaviciosa - Asturias

Soda 917 - El Gobernador - Villaviciosa - Asturias

 

01032015-01032015-_MG_3149

 

Soda 917. El Goberbador. Coctelería. Asturias

 

Soda 917 . Asturias

 

Soda 917
El Gobernador. Cruce de Oles
Carretera vieja de Villaviciosa – Asturias

 

 

3 Comentarios

  1. Pingback: Los Llaureles, Torazo | A Buen Bocado

  2. Angel Garcia

    Este es el unico sitio donde realmente disfruto de tomar una buena copa, sin malos humos sin agobio de gente y con un barman de diez. 

    Dejatos aconsejar por él porque acertara seguro que ofreceros en base a vuestros gustos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.