Un recorrido por cinco de las mejores bodegas riojanas

De todos es sabido que uno de los mayores atractivos de La Rioja, a parte de la belleza de sus paisajes y el encanto de sus pequeños pueblos, es el vino. Esta comunidad cuenta con 87 bodegas y más de 50.000 hectáreas de viñedos de diferentes tipos de uvas, aunque la predominante es la llamada “tempranillo”. Poseer su propia denominación de origen, Rioja, le confiere ser la tierra del vino por excelencia. Y la mejor forma de aproximarse a este producto es haciendo enoturismo por La Rioja, visitando sus bodegas. Aquí os va mi selección de cinco bodegas que visitar por la zona.

viñedo

La veterana bodega Carlos San Pedro Pérez de Viñaspre, localizada en La Guardia, la zona de la Rioja Alavesa, lleva más de 500 años elaborando vino. Visitar esta bodega tiene un encanto especial, y es que se encuentra por debajo de las calles de la localidad medieval. Estar en un ambiente húmedo y con la perfecta temperatura, a casi 8 metros bajo tierra, favorece producir crianzas y vinos jóvenes de mucha calidad. Esta bodega es una de las pocas que quedan en las que se sigue elaborando vino in situ, por lo que es una experiencia muy recomendable.

El emplazamiento de la bodega Ysios, a los pies de la impresionante Sierra de Cantabria, y el diseño arquitectónico del edificio en perfecta comunión con su entorno, no deja indiferente a ningún visitante. Diseñada por Santiago Calatrava, es pionera en unir enología y últimas tendencias en arquitectura. En la bodega se elaboran los tintos reservas más “divinos”, pues en su nombre lleva el de dos dioses egipcios vinculados al vino, Isis y Osiris.

También en la Rioja Alavesa se encuentra la Bodega Viña Real, en la que elaboran Crianzas y Reservas con uvas de los viñedos que rodean la vanguardista bodega. Consta de tres edificios proyectados por el francés Phillipe Maziéres que simbolizan la producción del vino, respetando con su diseño el entorno natural. La bodega ofrece a los visitantes visitas guiadas, cursos de cata y talleres infantiles creativos, además de un plan de paseo y un picnic entre los mismos viñedos.

Haro

En Haro, la capital de la Rioja Alta está una de las bodegas más antiguas de La Rioja, la López Heredia. Destaca, además de por la calidad de sus vinos reservas blancos y tintos, por el magnífico diseño arquitectónico que la arquitecta Zaha Hadid unió a la antigua estructura de la bodega. Localizada en el barrio de la estación, donde se encuentran todas las bodegas, ofrece visitas guiadas en las que verás cómo fabrican artesanalmente las barricas, donde se lleva a cabo la crianza de los vinos, para acabar la visita con una cata de sus propios vinos.

Briones

Por último, recomendaría visitar la Bodega Dinastía Vivanco en Briones, construida en su mayor parte por debajo del suelo para mantener sus viñedos. Se pueden visitar sus instalaciones con una guía y catar sus vinos crianza y jóvenes al final del recorrido, además de pasear por los viñedos y los magníficos jardines de la bodega. Esta bodega, como elemento diferenciador y adicional al recorrido y las catas, cuenta con el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, el más grande de esta temática, un recorrido desde los orígenes del vino hasta la actualidad.

Compartir:

1 Comentarios

  1. Ruper

    La Bodega Vivanco tiene unas doscientas especies de vides como muestra y la visita guiada y acompañada de degustación tambien esta muy bien, Pero quiero resaltar el Museo del Vino donde hay desde corchos a obras de arte de singular valor, solo decir que entramos a primera hora de la tarde, por la mañana fue la visita a la bodega, y cuando nos dimos cuenta nos avisaron que estaba proxima la hora de cierre.
    Tambien tiene un restaurante pero salimos a comer al publo de Briones que resulta encantador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.