Los Zagales de la Abadía

Suelen recomendar este local pucelano como bar de tapas más que como restaurante. Sobre lo segundo no podemos opinar, ya que no hemos tenido la oportunidad de sentarnos en su mesa, pero merece la pena probar cualquiera de su amplia oferta de tapas.
Y es que en Los Zagales presumen de haber ganado varios premios de tapas (Valladolid, Madrid Fusión, Premio Arzak…), la verdad es que sorprende la originalidad y calidad de sus tapas.
En 2010 ganó en premio al mejor pincho autóctono por el ya famoso Trigretostón, una especie de bizcocho enrollado con envoltorio imitando al mítico “Tigretón”. Está compuesto de pan negro, tostón, morcilla, cebolla roja confitada y crema de queso.
Pero el resto de tapas que nos ofrecen no son menos originales. Entre otros: Obama en la casa blanca, el recipiente recuerda al edificio presidencial estadounidense y en él se esconde una base de hojaldre con salsa de setas castellanas, huevo a baja temperatura y patatas requemadas (Pincho de oro Ciudad de Valladolid 2009), Cocktail de Marisco (Arzak de Plata – Ciudad de San Sebastián) o Tierra -Mar -Aire (ganador concurso de tapas Madrid Fusión) donde el aroma juega un papel fundamental.
Sin duda, una parada obligada en nuestra próxima visita a Valladolid.
 
Los Zagales de La Abadía
Calle de la Pasión 13
Valladolid
983 38 08 92

2 Comentarios

  1. Pingback: Pinchos y tapas, joyas gastronómicas temporales | A Buen Bocado

  2. Pingback: Abrelatas, Pola de Siero | A Buen Bocado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.