Homenaje Vaqueiro

De primero un buen paseo con vistas a la costa y de segundo una buena fartura vaqueira. Esto es lo que nos ofrece Brañaseca Experience, en Cudillero. Aunque para los locales que ya conocen la zona o los repetidores de la experiencia siempre se puede optar por ir directamente al grano, al pote asturiano y los tortos, en una braña y cocinados por Alsina en cocina de carbón.

Pero empecemos por el principio, por lo vaqueiros. Los poblados vaqueiros se concentraban en las zonas más abruptas del occidente asturiano entre los concejos de Salas, Cudillero, Valdés y Tineo, eran trashumantes y vivían básicamente del ganado. Hoy solo quedan las pequeñas casas de piedra que ocupaban, las brañas. La mayor parte de ellas abandonadas. Y si bien antes no solían ser bien recibidos en las poblaciones costeras o más civilizadas, hoy se rinde homenaje a sus costumbres, sus poblados y su gastronomía. Brañaseca Experience es uno de esos homenajes, donde además de conocer una bonita zona de Asturias podemos aprender más de la cultura vaqueira. La ruta, o más bien paseo, es bastante cómoda, apta para todas las edades, y corre a cargo de Fran, el impulsor de esta iniciativa que explica los detalles de la zona y la forma de vida de los vaqueiros. Para los más aventureros siempre podemos optar por alargarla y subir a Brañaseca caminando desde San Martin de Luiña, un camino empinado pero sin desperdicio.

Brañaseca Experience

IMG_8605

IMG_8607

IMG_8620

IMG_8631

IMG_8635

Brañaseca Experience

IMG_8643

IMG_8644

IMG_8648

IMG_8652

Brañaseca Experience

IMG_8664

Después del paseo, llegaremos a la braña rehabilitada donde tiene lugar la experiencia gastronómica. Lo primero, un aperitivo con vistas para pasar después a sentarnos en el interior de la braña con el menú ya preparado. Pote y tortos con picadillo, muy vaqueiros, suelen ser los platos principales. Y de postre, frixuelos o requesón. Estamos en Asturias, así que buena cantidad, no vayamos a quedar con hambre.

Lo ideal es escoger un día despejado para contemplar la vista de la costa desde las brañas. El precio del paseo más la comida es de 22€. La oportunidad perfecta para sorprender a los foráneos con la gastronomía y los paisajes asturianos en una braña muy auténtica, hasta oyes – y a veces hueles- a las gallinas de al lado mientras comes sus huevos.

Tuvimos la suerte de coincidir en nuestra visita con David de Mi Paisano con el que pudimos compartir este homenaje a la vista y a los sentidos con una buena sobremesa muy ‘slow’.

Brañaseca Experience

Brañaseca, Cudillero. Asturias

620 619 000

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.