Food Porn

Es una realidad. El termino foodie nos ha invadido. Las revistas y publicaciones más in ya no se refieren a cocinillas, glotones o amantes del mundo culinario. Parece que el anglicismo foodie engloba todos esos términos en uno y cada vez está más definido. Gourmets era la palabra más utilizada hasta que llegó foodie y una vez más el inglés ganó la batalla. Sin duda gran parte de culpa de esto la tienen las redes sociales y sus hastags o etiquetas, sobre todo Instagram. El carácter global o internacional de estas redes hace que cada vez más sustituyamos la bonita y elegante palabra ‘gastronomía’ por ‘food’. Y es que la visibilidad y repercusión de las etiquetas en inglés es indiscutiblemente mayor.

Burguer KOFF, Paris

Hamburguesa en Koff. París

Llegando al culmen de lo grotesco anglosajonamente hablando, encontramos el termino Food Porn. Una corriente que paradójicamente busca ensalzar estéticamente el carácter visual de la comida a través de las imágenes. La intención de este porno culinario no es otra que el que se nos haga la boca agua. Incluso hacer apetecible algo que al paladar no lo es tanto. No hay que confundir esta corriente con el Food Styling que es presentar y preparar la comida exclusivamente para ser fotografiada. En esta disciplina sólo se valora la estética y se pueden utilizar incluso aditivos no comestibles con tal de que el producto sea reflejado con la cámara lo más bonito y apetecible posible. Por lo tanto, casi siempre se aplica el Food Styling por motivos comerciales. Mientras que el Food Porn es el placer por el placer, el placer de comer y transmitir con una imagen ese placer más elevado si cabe.

Yo misma reconozco haber tomado alguna foto que aparentaba más de lo que realmente producía en la boca. El cachopo de la foto es un buen ejemplo. Un cachopo normalito que causó sensación por haber captado su momento en pleno fulgor.

Food Porn - cachopo

Cachopo de La Posada de Overo. Corvera (Asturias)

Recientemente una marca comercial se ha sumado al Food Porn, o más bien se ha aprovechado de él. La crema de cacao Nutella celebra su 50 aniversario y se ha dedicado a promocionar este acontecimiento en la red a través de números  prescriptores. Prescriptores que sacan en sus fotos el tarro de estilo vintage diseñado para la ocasión y que logran el efecto en cadena cuando los foodies de todo el mundo, sin compensación económica alguna, también publican su foto del tarro de Nutella haciendo apología del Food Porn. Si el tarro aparece abierto o con alguna elaboración culinaria hecha con Nutella, mejor que mejor.

En definitiva, han conseguido que la marca esté, durante unos días, en todas partes y que este producto sea uno de los reyes del food porn o porno culinario. Precisamente la semana pasada Nutella estaba en Nueva York asociada otro producto de moda, el famoso cronut.

Food Porn - Nutella

‘Nutella and banana French Toast Sandwich’. Imagen de Food Porn Lovers

Food Porn. Tortitas

Tortitas con chips de chocolate y plátano. Imagen de Food Porn Lovers

¿Qué decís? ¿Nos unimos al fenómeno foodie? ¿O seguimos siendo gourmets o gastrónomos? ¿Food Porn o simple placer por ver fotos de comida?

 

2 Comentarios

  1. Triki

    Hola:
    Me quedo con cocinitas y/o gourmet. Para el porno mejor «naguar», impecable!

    El ámbito de la cocina suele ser local, otra cosa es su repercusión. Sí José Andrés mantiene su afán por «españolizar» a los estadounidenses por que no seguir esta línea, quizá lo mejor sea combinar como no puede ser de otra forma hablando de cocina #Naguar_FoodPorn 😉

  2. Pingback: Secreto a voces. Oviedo | A Buen Bocado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.