El Veleru

Reconozco que la idea que voy a transmitir no me hubiera llamado la atención como experiencia gastronómica de esas que te conquistan. Y quizá en esto de la gastronomía algunos tengamos más prejuicios que otros. Los prejuicios no suelen ser buenos, pero todo pasa por reconocerlos y hacerlos nuestros. Una vez asimilado el prejuicio – gastronómico en este caso- caben dos opciones, llevarlo a rajatabla o tratar de ignorarlo en ocasiones sin dejar que se apodere de nosotros.

Lo reconozco, el hecho de visitar un restaurante en verano y en pleno meollo turístico de Gijón, en Cimadevilla, me echaba para atrás. Hasta que supe que Fernando Viñuela estaba a los mandos en la cocina de El Veleru y todo lo que me llegaban eran buenas referencias sobre sus platos y productos. Y es que esos restaurantes que acompañan la subida de la cuesta que va hacia la plaza de El Lavaderu parece que están más enfocados a los forasteros que a los locales. Con sus mesas de madera, sus flores sobre las mismas y lamparitas de luz colorida. Quizá por eso mismo, por el hecho de no dejarse ver en pleno terraceo guiri o por su buen ambiente y olor a sidra, escogimos mesa en el interior del local, en la parte del bar. Y a dejarse llevar. El local tiene también un amplio comedor en la planta de arriba que solo suelen abrir durante el fin de semana.

En El Veleru, como no podía ser de otra manera, los protagonistas son los pescados de rula. Los platos clásicos son tratados con respeto y fieles a la tradición, pero también hay nuevas incorporaciones, casi todas a modo de entrantes. Así por ejemplo podemos salirnos del clásico pastel de cabracho para probar un pastel de cigalas y langostinos, unos pimientos del piquillo rellenos de carne y salsa de foie, creps de centollo, o los canelones de pitu caleya – que últimamente parece que se ponen de moda en los locales gijoneses, véase Taberna Café Gijón y Dosmasuno Gastro.

Con ganas nos quedamos de probar los ya famosos arroces del Señor Viñuela, negro con calamares frescos o con bugre, entre otros. Los apuntamos para la próxima visita junto con algún pescado de rula tratado con mimo y con sencillez.

Por último una mención especial al postre, ese gran olvidado muchas veces en este blog, una tarta de queso de la peral que quita el hipo. Sabor a La Peral, con esa esencia de queso azul suave y con su cama de galleta. Sin duda, se convierte desde ya en un imprescindible a la hora de poner colofón al homenaje gastronómico, y muy autóctono, del El Veleru.

Pastel de cigalas y langostinos

Pastel de cigalas y langostinos

Creps de Centollo

Creps de Centollo

Bonito. El Veleru

Bonito con patatatinas

Canelones de pitu caleya

Canelones de pitu caleya

Canelón de pitu

Canelón de pitu

El Veleru postres

Tarta Tatin

Tarta de queso La Peral. El Veleru

Tarta de queso La Peral

 

El Veleru

Calle Rosario, 2. Cimadevilla. Gijón

985 35 85 29

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.