El Ermitaño, Benavente

Algo de miedo había, lo reconozco. Cuando tienes tantas expectativas sobre un restaurante también existe ese miedo a que no se cumplan. Pero en este caso ese temor se incrementa si decides retrasar la hora de llegada de tu viaje por tomarte tu tiempo en el almuerzo. Si ese retraso no ha valido la pena el chasco es aún mayor.  Pero qué bien se siente uno superando sus miedos.

El Ermitaño, Benavente. Zamora
Este complejo en la A6 es uno de esos restaurantes con encanto y con cocina excelente que bien merecen la pena una parada larga si no llevamos mucha prisa. Pero El Ermitaño no es un restaurante de carretera, es un restaurante de vanguardia con platos clásicos. Una mezcla extraña que puede no cuadrar cuando nos hacemos una composición de lugar. Ya hablamos en su día de Landa, en Burgos. Pues El Ermitaño me trajo un poco ese concepto a la mente, ese oasis gastronómico en medio de estaciones de servicio y bares de camioneros con menú del día, muchos de gran calidad para los precios que ofrecen y que nada tienen que reprochar. Pero El Ermitaño es otro concepto.
Sirven un aperitivo de crema de queso, que nos empieza a quitar la prisa por retomar el viaje.
La carta está dividida en dos partes, la cocina de siempre y la cocina de cada estación, más vanguardista. Entre la indecisión por las diferentes carnes, tanto los clásicos como las combinaciones más novedosas me acabé decantando por un pescado y superando otro miedo absurdo, el de venir de Asturias y pedir pescado en Castilla.  Reconozco que seguí la recomendación del camarero algo reacia pero qué maravilla cuando llegó el pargo. Qué cosa, qué mezcla de sabores, pargo salvaje con guiso de lengua de ternera adobada acompañado por ñoquis y hongos, oreja de judas, al ibérico.
Para un buen homenaje los menús degustación de la mano del chef Pedro Mario son una buena opción, 45 euros el de la cocina de siempre y 60 el de “La cocina de Otoño”.
Pargo Salvaje. El Ermitaño, Benavente. Zamora
Pargo salvaje con guiso de lengua de ternera adobada acompañado por ñoquis y oreja de judas al ibérico
Albóndigas de lechazo churro

Albóndigas de lechazo churro y papada ibérica con jugo de malvasía y estofado de hongos encebollados
Leche, cacao, avellanas y azúcar
Leche, Cacao, Avellanas y Azúcar

 

Los postres parecen algo caros, entre los 6 y 7 euros, pero la elaboración de este “Leche cacao avellanas y azúcar” pone ese punto final de satisfacción que comentaba al empezar esta reseña. Sin olvidarme de la buhardilla del Ermitaño, el colofón donde te ofrecen  tomar el café o incluso una copa.
Creo que los viajes a Madrid van a durar dos horitas más a partir de ahora y siempre que  pueda uno dejar se deleitar por la cocina de Pedro Mario.

 

El Ermitaño
Ctra Benavente-León, Km.1,2
Benavente, Zamora
980 63 22 13
Compartir:

1 Comentarios

  1. Pingback: Restaurantes de Carretera | A Buen Bocado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.