De pueblo y con encanto

Hoy traemos una selección de restaurantes recónditos en los que comer fenomenal en Asturias, pero, sobre todo, en los que sentirse de maravilla gracias a su encanto especial.

Lo bueno de ´La Tierrina’ es que el encanto de los pueblos y sus construcciones nos permite a veces tener restaurantes en sitios insospechados con gran potencial, unas veces aprovechado mejor que otras.

Si bien es cierto que en los pueblos asturianos abunda un género que también nos encanta, las casas de comida, con su encanto propio y sus menús básicos, contundentes, con los platos protagonistas de la gastronomía local; hoy nos fijamos más en la forma más que en el contenido, en ese encanto que aporta estilo propio a través de la atención al detalle y a la decoración del restaurante. Y es que alejándonos de las ciudades, encontramos pequeños rincones que da gusto descubrir. Hablamos de restaurantes de pueblo con encanto y con un toque chic, porque esta conjunción es más que posible. Aquí van algunos de ellos, de oeste a este:

Los Arándanos, Taramundi . Pura naturaleza en medio del verde y con los productos más autóctonos. Y al llegar a este restaurante se nota esa pureza. Para mi gusto, le sobran un par de toques decorativos en el comedor, que aportaría quizá un tono más sobrio y bohemio, pero el entorno, la casa y detalles como la chimenea en medio de la sala lo hacen de lo más acogedor.

Los Arándanos - Taramundi

Blanco, Cangas de Narcea. A pesar de que Cangas no está demasiado a mano de las ciudades asturianas, El Blanco ha conseguido que se desplacen hasta él desde todos los puntos de la región. Y es que este restaurante del suroccidente está entre los top de Asturias por sus platos clásicos combinados con un punto de vanguardia. Y lo bueno es que encandila desde su fachada, de lo más vintage, pasando por la zona de bar con suelo hidráulico, hasta el comedor donde esa estética tradicional, de bar de pueblo de toda la vida, prevalece. De esos sitios en los que remodelar ligeramente su decoración sería un sacrilegio.

Blanco - Cangas de Narcea

Cabo Vidio, Oviñana. Desde que la gerencia pasó a manos de la segunda generación, este restaurante se ha convertido en uno de los más bonitos y acogedores de la zona. Sin cambiar los platos más clásicos y famosos del local, pero adaptando su carta y decoración también a los nuevos tiempos. Señalar que no hay que entrar en el mismo pueblo de Oviñana si no que está en la misma rotonda de la salida de la autopista, dirección Valdredo – Albuerne.

Restaurante Cabo Vidio

La Playa, Luanco. Un restaurante al lado del mar ya obtiene buena nota de por sí, pero es que la Playa roza la matrícula de honor. Son todo detalles de 10, nada desentona, desde la zona de productos gourmet a la decoración de mesas y vajilla.

la playa - luanco (5)

Bar Camacho, Anieves. Que vamos a decir de Camacho que no hayamos dicho ya. Que está lleno de detalles, que es algo más que un bar de pueblo y que sus callos provocan peregrinaciones. Cada vez que vamos nos sorprende algo nuevo, la primera vez a todo el mundo le choca – y le gusta- el hecho de tener que pasar por la cocina para ir al comedor trasero y en nuestra última visita en verano nos enamoró el mimo con el que presentaban la pequeña terraza, apetecía echar la tarde bajo la sombrilla.

Bar camacho 2

El Restauratorio, La Puerta. El más nuevo. Han sabido coger lo mejor del encanto rural y aunque aún no lo he pisado, muero de ganas. Solo abren los fines de semana para comidas, así que vamos preparando agenda.

restauratorio

Tierra del Agua, Caleao. Este hotel de montaña tiene un restaurante estilo nórdico muy apropiado. Con la madera clara como protagonista y algunos toques boho con color. Todo en la proporción justa para que sea uno de los sitios más cool de Asturias.

Tierra del Agua

El Molín de Mingo, Peruyes. Derrocha autenticidad y estilo, la opción ideal para sorprender a las visitas foráneas y que alucinen tanto con la gastronomía asturiana como con su paisaje y situación.

molin de mingo

La Huertona, Ribadesella. Un restaurante de los grandes lleno de detalles. La entrada al local con una exposición del pescado fresco del día llama poderosamente la atención, aunque la mía se fue también a los platos de Duralex que decoraban, con flores, una de las mesas de esta antesala. Una vez pasamos al comedor, menos bohemio y más clásico, muy acorde con lo que vamos a degustar, una gran cristalera nos permite contemplar el verde desde cualquier mesa que comamos.

La Huertona Ribadesella (4)

 

¿Tenéis algún escondite con encanto que recomendarnos?

Compartir:

15 Comentarios

  1. Guio

    Me encanta este post, de todos los mencionados sólo conozco La Playa y me encanta. Tomo nota de todos los demás para que hacerles una visita!

  2. Ral

    Conozco algunos, todos los citados están bien. El Cabo Vidio siempre estuvo bien. El Molin de Mingo antes era más rústico aún , perdió algo de encanto y el Blanco de Cangas era muy bueno y dio un gran giro y sigue siendo bueno.

  3. Luisa

    La playa esta genial,pero como Los llaureles a nivel de local y gastronómico el mejor de los que conozco

  4. Ines

    En mi opinión, y que he estado en los dos sitios comiendo, recomendar El restauratorio, antes que Los Llaureles tiene delito. Sin ofender a nadie. 

  5. Olalla

    Sin duda Los LLaureles es uno de los restaurantes con encanto imprescindibles de Asturias y que ya lo comentamos en A buen bocado. Pero este post hace más referencia a lo puramente decorativo y la forma de los locales, por lo que El Restauratorio encaja en esa estética rural con un toque nordico y minimalista que tanto atrae hoy en día.

  6. Luanquina

    Yo creo que de Luanco, mas que la playa, en este blog encajaría a la perfección “el Guernica”, a la entrada del puerto. Un sitio con mucho encanto no solo por sus buenos platos sino también por sus inmejorables vistas de la villa marinera.

  7. Dali del Polvorin

    Una de las mejores casas de comidas de Asturias es Casa Emilio en Llanera, cogiendo una carreteruca en frente de La Campana. Casa Pancho, Hostal Monterrío, en Trescares merece la pena. El Esbardu en Proaza tiene algo especial. Casa Manolo en Teverga merece la pena por su tiempo pote. El Llar de Viri, Candamo. En Pancar, solo conozco bien El Jornu y sigue siendo recomendable. En otro estilo, El Retiro. Hay asgaya y pa todos los gustos….

  8. Pingback: El Restauratorio - Cabranes | A Buen Bocado

  9. Yesica

    No nombrar el restaurante casa Pilar, en Ribadesella, casi me parece delito!(broma)
    Al que no le haya hecho una visita todavía,  le recomiendo que lo haga. No es barato, todo hay que decirlo  pero es de lo más espectacular que he probado en toda Asturias. Increíble su calidad y su forma de trabajar los ingredientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.