Gastro-escapada al País Vasco Francés

Una escapada por el País Vasco Francés es una opción muy a mano para los que vivimos en el norte de España. Con unas horas de coche y algún que otro peaje nos plantamos en la encantadora Côte Basque. Eso sí, no nos dejemos engañar por estar tan cerca de España, los horarios son a la francesa y será difícil que nos atiendan para cenar más tarde de las 9. Aquí van nuestras recomendaciones:

San Juan de Luz. Conviene visitarlo un martes o viernes por la mañana, cuando el mercado de abastos, Les Halles, luce con todo su esplendor. A pesar de que la lonja principal abre todos los días, los martes y viernes vienen muchos comerciantes de fuera que se instalan en las inmediaciones y es cuando más gente sale a abastecerse de los mejores productos de la zona. Quesos por doquier, como no podía ser de otra manera, frutas y verduras, setas, pescados… Sin duda, merece la pena contemplar su bullicio y sus gentes, y más si nos hacemos con alguna buena adquisición que nos podamos llevar a España. Además, es imprescindible recorrer la calle principal de tiendas, Rue Gambetta, donde hay también algunos establecimientos de productos gastronómicos de la zona y probar los famosos macarons de Maison Adam.

Para comer en San Jean de Luz los locales de la Rue de la Réplublique son una buena opción, hay desde pequeños locales de picoteo a restaurantes más selectos como Le Kaïku, con una Estrella Michelín. Para una cocina casera, tradicional y muy vasca podemos elegir Chez Pablo (5 Rue Mademoiselle Etcheto), un txangurro y unos pimientos rellenos de los de verdad. El restaurante Trinquet Maitena (42 Rue du Midi), aunque estaba cerrado en nuestra visita, es también uno de los más frecuentados por la gente de la zona y es otra oferta muy autóctona.

San Juan de Luz - Les Halles

Mercado de San Juan de Luz – Les Halles

Chez Pablo - San Juan de Luz

Chez Pablo – San Juan de Luz

Biarritz. Mi recomendación es alejarse un poco del meollo turístico. Huyendo de los locales de aspecto señorial y elitista que parece que te van a costar un ojo de la cara sin sorprenderte demasiado culinariamente. Una estrategia un tanto complicada en una ciudad como Biarritz, pero vamos a lo seguro, a una quesería, a comernos Francia a través de sus quesos. La Grappe à Fromages es una pequeña tienda de quesos con su propio restaurante de unas 8 mesas en total. Ofrecen tostas del día con diferentes quesos y combinaciones por unos 10 euros, tablas de quesos y raciones de Camembert al horno con especias y ensalada para tomar por persona. Disponen también de una pequeña selección de vinos franceses que cambia según el día. No hay una carta como tal si no que las ofertas del día están apuntadas en una pizarra en la pared y lo mejor es dejarse aconsejar.

La Grapppe à Fromages - Biarritz

La Grapppe à Fromages - Biarritz

La Grapppe à Fromages – Biarritz

Bayona. Los viernes por la mañana se celebra el mercado de antigüedades en la plaza del mercado. Es al aire libre y si nos coincide buen tiempo merece la pena la visita. Para el almuerzo, nada mejor que la Crêperie Breizh Baiona (9 Rue Marengo), buenos creps y galettes de todo tipo y a buen precio.

bayona

Mercado de Antigüedades - Bayona

Mercado de Antigüedades – Bayona

Además, un buen comienzo o final de la ruta puede ser Hondarribia, un pueblo imprescindible antes de pasar la frontera de Irún. La fama de los pintxos de este pueblo se está posicionando a la altura de la de San Sebastián. Pero si lo que queremos es sentarnos tranquilamente y dejarnos deleitar por la gastronomía local, Laia es una buenísima opción. Preciosas vistas para zamparnos un buen chuletón precedido de los mejores entrantes y productos de la zona. Otra alternativa muy foodie y más asequible en Hondarribia, es el restaurante vegetariano El Curry verde, sabores vegetarianos muy potentes y diferentes. Disponen de un menú de primero, segundo y postre o medio menú de segundo y postre, un concepto digno de exportar.

Compartir:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.