Comer en Sri Lanka

Tras un viaje de doce días por este país, llego a la conclusión de que ni se come tan mal como algunos dicen ni la gastronomía es igual que la India. Además de los clásicos platos indios como el arroz con curry, en Sri Lanka los protagonistas gastronómicos son el Roti (o Rotti) y el Kottu. Ambos platos se preparan con la base de este pan indio llamado roti. Los cingaleses denominan ’Roti’ a secas al ‘wrap’ hecho con dicha masa y relleno de ingredientes a elegir. Lo más típico – y los más rico- es con pollo y curry, como no.

SRI LANKA FOOD ROTI

Roti de pollo y curry

El Kottu (o Kothu) es un plato propio exclusivamente de Sri Lanka y muy sorprendente, tanto en su preparación, como en su resultado final. El pan Godhamba roti se corta a gran velocidad en tiras finas haciendo un ruido muy particular que se convierte en reclamo turístico. Los cortes se hacen con una especie de palas de metal sobre la plancha caliente donde se cocina el pan, de ahí el estruendo distintivo de la preparación del Kottu, que además del pan roti lleva huevo, carne y especias.

Kottu Sri Lanka

Kottu de pollo

Después del Kottu, el gran aclamado por los locales, el siguiente plato estrella cingalés es el Lamprais, el gran aclamado por los turistas. La influencia holandesa trajo esté llamativo plato envuelto en una hoja de plátano y horneado. Su interior puede variar, pero no puede faltar arroz, algo de curry y especias, verduras y una carne o pescado.

Lamprais

Lamprais

Por su puesto, ni qué decir tiene, que en una región productora y exportadora del mejor , es inevitable probarlo. También es muy característico el café de olla, y es que de la misma forma que preparan el delicioso té, también preparan el café, que los italianos y los más puristas del café se negarán a probar. Pero el café de olla cingalés tiene su punto, sobre todo en el desayuno, si lo tomamos sin leche y dejamos los últimos tragos en la taza para evitar tragarnos los posos.

Processed with Moldiv

Kandyan Muslim Hotel, restaurante musulmán y ‘take away’ en Kandy

A pesar de ser un país subdesarrollado, los precios en Sri Lanka no son muy bajos comparado con India u otros países asiáticos. La mayoría de restaurantes están diseñados para el turismo por lo que los precios son más elevados, que no significa caros, y hasta dudaría si varían el precio de la carta según el comensal sea turista o local. Así por ejemplo en un restaurante para locales, más abundantes en las ciudades y algunos con dudosa higiene solo aptos para atrevidos, se suele pagar 2 euros por persona por una suculenta comida. Mientras que en un restaurante bueno pero más enfocado al turismo se paga entre 6 y 10 euros por persona. Así fue que cuando pagamos 3 euros por un Kottu y un arroz frito en el Muslim Hotel en Kandy, la cuenta también nos supo a gloria. El Kandyan Muslim Hotel no es un hotel si no un restaurante, lleno de turistas, de musulmanes y de cingaleses de todas religiones. Un restaurante, auténtico, musulmán y variopinto. En este local de dos plantas en el centro de la ciudad de Kandy se comparten mesas, religiones y nacionalidades para comer bien, barato y con las manos, aunque a los occidentales suelen ponerles un tenedor sin tener que pedirlo. Todo un descubrimiento.

Compartir:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.