Casa Néstor, un clásico que lucha por mantenerse

Es paradójico que en los tiempos que corren, buenos para la gastronomía pero malos para la economía, algunos saben sacarle partido y jugar con las fortalezas y debilidades de los mismos. Como hemos comentado muchas veces en este blog, lo bueno de todo este berenjenal en el que estamos metidos es la democratización de la gastronomía, el poder probar de todo sin que nos cueste un ojo de la cara. Si bien es cierto que el buen producto y la buena elaboración hay que pagarlos, no tenemos porqué sacrificar nuestro presupuesto mensual para disfrutar de una cena o comida a base de buen producto e incluso con innovación gastronómica de por medio. Y ahí es donde entran los gustos de cada uno, hay quienes van más a los clásicos y a quienes les da por arriesgar un poco más, saliendo mal parados algunas veces.

Hoy nos vamos a los clásicos que, aunque no suelen fallar, sí que de vez en cuando dan algún giro insospechado y se cargan de un tortazo toda una trayectoria y reputación gastronómica. Por eso quizá, el hecho de mantenerse en la cúpula de esa reputación gastronómica, de ser de esos clásicos que la gente comenta como ‘imprescindibles’ en tal localidad, es tan difícil y costoso como hacer un buen bacalao al pil-pil. No se puede fallar, no puede haber un día malo, un servicio malo o un producto que no esté a la altura; los correveidile y el Tripadvisor harán que la reputación pase de 100 a 0 en un solo día.

El pasado domingo tuve la suerte de visitar un clásico entre los clásicos de Luanco, Casa Néstor. Tras años de esplendor y con el paso de diferentes generaciones por su gerencia, este restaurante fue perdiendo adeptos y fama, así, como suele pasar, de la noche a la mañana. Hace menos de un año que José Andrés, conocido en Luanco como ‘Wes’, anteriormente propietario y cocinero de otros locales de la zona como El Tormentín, cogió los fogones de Casa Néstor para ofrecer el buen producto y cocina que ya llevaba preparando durante años.

Zamburiñas a la plancha Casa Nestor

Zamburiñas a la plancha

Brandada de Bacalao Casa Nestor Luanco

Brandada de Bacalao

Calamares Casa Nestor Luanco

Calamares de potera en su tinta

Cachopo Casa Nestor Luanco

Cachopo de Merluza

Cocina basada en los excelentes pescados de la zona elaborados con las recetas de toda la vida y alguna que otra aportación de las recetas más famosas de Casa Néstor que se mantienen, como la lubina a la naranja. Compartí mesa con compañeros de fartura y escritura gastronómica como Marta y Noelia de Empachate.com, David de Les Fartures y Rubén de Omacatladas. Dignos de mención en dicha mesa fueron los calamares de potera en su tinta acompañados de unas patatas fritas de las de verdad. Puro sabor. Pero ninguno de los platos nos dejó indiferente y sin duda nos hizo reflexionar sobre ese esfuerzo constante de los clásicos por mantenerse, por conservar los platos tradicionales e incluso luchar contra esa maldita – o, a veces, bendita – reputación, tanto online como offline, que a menudo acaba con un restaurante de sopetón, sin segundas oportunidades.

Acostumbrados últimamente a una cocina más conceptual y vanguardista donde parece que el ceviche es un imprescindible, nos vino de perlas un poco de gastronomía honesta, tradicional y asturiana cien por cien.

Larga vida a los clásicos.

Casa Nestor Luanco

Casa Néstor

Calle Conde del Real Agrado, 6. Luanco, Asturias
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.