Avant Garde, Gijón y el desencanto

La consecuencia de un desencanto es la perdida de ilusión. Y después de una tarde de pérdida de ilusión pensando un buen sitio con toque informal para cenar con amigos en Gijón, nos decantamos por el Avant Garde, el restaurante del hotel NH junto a la playa. Y un desencanto trajo consigo otro desencanto.
Ahí nos dimos cuenta de que algo pasa en Gijón con la buena cocina y los buenos sitios de rollo informal o gastrobares, como el mismo Avant Garde se hace llamar. Porque tan importante es el contenido como la forma, y no hay nada peor que vender el humo de un sitio chic cuando en realidad ni si quiera se hace el intento de que así lo sea. Este restaurante abrió sus puertas en 2009 y comenzó por buen pié, era algo diferente e innovador, y tuvo tirón en parte gracias al renombre de Javier Loya, que, sin duda, es un referente de la cocina en Asturias y triunfa con sus otros restaurantes en Oviedo. Hoy, parece que vive de esas rentas, pero con los platos originales cambiados, o más bien simplificados.
Si dejamos de lado el entorno, como la mala iluminación y la decoración de la mesa con los ya aborrecidos vasos de colores que deberían utilizarse para restaurantes infantiles; podríamos pensar que incluso si el producto es bueno, el resultado final puede merecer la pena. Nada más lejos de la realidad. Pagamos casi 40 euros por cabeza por 6 personas con todo para compartir y dos botellas de vino.  Ningún plato sorprende aunque tampoco decepcionan. Pero no se puede cobrar 20 euros por un sashimi de atún rojo cortado en piezas diminutas y finísimas, eso sí con huevas y hierbitas por encima para abultar un poco. Por no hablar del servicio, que empezó a recoger los platos cuando algunos de los comensales seguían comiendo, parece que tenían un poco de prisa.
Para comer así hubiéramos gastado poco más en cualquier otro restaurante de la ciudad de esos más «formales». Pecamos de ilusos.
Avant Garde Gijón
Sashimi de atún rojo
Como moraleja, no sirvas sashimi si no te lo puedes permitir y el “postureo”, la palabra de moda últimamente, está muy bien para determinado público si se aplica consecuentemente. Esperemos ir retomando poco a poco la confianza en el mercado gastronómico gijonés y que nos sorprendan más locales, gastrobares o chigres. Falta hace.
Avant Garde 
Paseo del Doctor Fleming 72. Gijón
985331377

4 Comentarios

  1. Toni

    Siempre pensé que muchos gastrobares eran una especie de engaño. Parecen más baratos pero en realidad «el kilo» de comida probablemente lo estés pagando mucho más caro.

  2. Carbayon

    Si algo tiene el sashimi es que debe primar el sabor de un buen producto y por lo que veo con tanta hueva lo unico que hacen es camuflar o desviar la atencion del paladar. Si lo que tratan es de dar colorido, mejor a un lado. Si el atun es bueno, ese brillo caracteristico seria suficiente para cautivar al comensal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.