Cachopo con alma indiana

La pequeña Habana. Así se denomina a este pueblo asturiano en el concejo de Salas, a unos 15 kilómetros al interior en la carretera de Pravia a Salas. No es para menos. Las casonas indianas que se reparten entre su escasa extensión son dignas de peregrinaje y de darnos a la imaginación, pues Malleza fue una de las cunas donde los inmigrantes del siglo XIX volvían de “hacer las Américas” manifestando sus fortunas con lujosas casas. Incluso un palacio pone inicio al recorrido por este pueblo, el Palacio Conde de Toreno, cargado también de historia y de naturaleza.

Pero uno de los mejores motivos para visitar Malleza, de los que aquí nos atañen, es también el afamado restaurante que se sitúa en el centro del pueblo, Al son del indiano. Ofrece gastronomía asturiana con muchos matices y agrada por su cuidada decoración, muy indiana, cómo no.

Al Son del Indiano (16 de 18)

Al Son del Indiano (7 de 18)

Al Son del Indiano (12 de 18)

Al Son del Indiano (13 de 18)

Al Son del Indiano (14 de 18)

Al Son del Indiano (15 de 18)

Al Son del Indiano (2 de 18)

El chef Luis Rubio propone una carta pensada para todos los públicos, con platos tradicionales en los que se mezcla algún punto de innovación pero donde sobre todo predomina el excelente producto. Sus famosas croquetas de ortiga son casi de obligado cumplimiento a la hora de abrir boca, esa sensación de explosión de la sopa en la boca y su particular sabor las hacen imprescindibles. Arroz meloso con setas y cigalas, Rabo de Toro deshuesado y guisado con Vino de Cangas o lomo de bacalao confitado sobre guiso de manos de cerdo deshuesadas son algunos de sus platos estrella. Pero he de decir que en mis visitas a este local, me ha resultado difícil no decantarme por probar su exquisito cachopo y repetir experiencia.

Al Son del Indiano (4 de 18)

Croquetas líquidas de ortiga con queso de cabra y reducción de remolacha

Al Son del Indiano (5 de 18)

Ensalada con escabeche de pitu a la sidra

Al Son del Indiano (11 de 18)

Cachopo de Angus con queso ahumado de Pría. Acompañado de humus de garbanzo y tartar de tomate a la albahaca

Al Son del Indiano (8 de 18)

Ante la controversia gastronómica de los últimos meses, sobre si el cachopo tiene cabida o no dentro de la alta cocina,  digamos que el cachopo de Al son del indiano es una de las aproximaciones más exactas entre cachopo y alta cocina que haya probado. Hay algún ejemplo más, pero éste es, sin duda, un cachopo de élite.  No vamos a meternos en berenjenales, no hace falta llevar un plato popular como el cachopo a la alta cocina, no entiendo ese empeño por querer comparar, porque tenga que estar sí o sí. Es indiscutible que el cachopo gusta, que da pie a la innovación (en su justa medida) y que, queramos o no, se ha convertido en un plato de referencia de la gastronomía asturiana. Y es que como comenta mi amigo Ruben Galdón en su blog Omacatladaslos grandes platos de la historia carecen en su mayoría de, precisamente, una parte fundamental de su historia”. Y si, con historia o sin ella, la cocina, ni alta ni baja, nos sorprende de vez en cuando con cachopos tan diferentes y suculentos como este, mejor que mejor.

Al son del indiano

Plaza Conde de Casares, 1. Malleza, Asturias

 Teléfono: 985 83 58 44

Compartir:

1 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.